domingo, 4 de noviembre de 2007

• Género épico o narrativo:

El género narrativo es un género mixto, es decir, que en él se pueden alternar la voz del narrador y la de los personajes. Utiliza preferentemente la tercera persona, bastante menos la primera y muy poco la segunda. El autor externo suele esconderse dentro de la obra bajo la máscara de un narrador u autor interno. Su temática preferente consiste en hechos, peripecias, sucesos. Utiliza preferentemente la prosa o el verso largo, predomina la función referencial, su tiempo preferido es el pasado o pretérito; se suele dividir en capítulos y partes. Los recursos del género narrativo son: estilo directo (el narrador deja entre ver directamente lo que los personajes dicen, piensan, o hacen), estilo indirecto (es el que utiliza el narrador cuando con sus propias palabras nos reproducen la voz de los personajes, esto es, cuando, de una manera u otra, nos resume sus palabras o pensamientos) e indirecto libre (es una forma intermedia entre el directo y el indirecto).

Entre sus subgéneros destacan la epopeya, el cantar de gesta, la épica culta, el romance, el cuento tradicional, el relato, la leyenda, el mito, la novela.

- Narrador: es el encargado de contar o narrar los acontecimientos en una obra literaria. El narrador es una entidad dentro de la historia, diferente del autor (persona física) que la crea. Se pueden clasificar los tipos de narrador según su posición respecto a lo narrado: Narrador homodiegético y narrador heterodiegético; y según el punto de vista y grado de conocimiento: Primera persona (narrador-protagonista, narrador testigo, monólogo interior), segunda persona, tercera persona, narrador omnisciente, narrador equisciente, narrador deficiente, enfoque narrativo múltiple.

- Personajes: dentro de un texto narrativo encontramos personajes principales (protagonistas del conflicto) y secundarios que se pueden clasificar en oponentes (si impiden al protagonista alcanzar la realización de su deseo) y ayudantes (si facilitan al personaje o a los personajes principales el logro de su meta).

- Mundos: mundo real cotidiano (cuando una obra literaria busca configurar un mundo similar al que vivimos diariamente), mundo onírico o fantástico (la obra en algún momento quiebra con la lógica en la que vivimos diariamente, para dar paso a una lógica similar a la que se estructura en los sueños, donde los hechos más increíbles y hasta absurdos son posibles), mundo mítico o maravilloso (corresponden todas aquellas obras que presentan relatos de los cuales se deduce el origen de una cultura o de un fenómeno de la naturaleza.

- Acción, espacio y tiempo: otra característica de la narración es que desarrolla una secuencia de acciones en un tiempo (flash back: consiste en un rápido retorno al pasado en la trama, que luego vuelve al presente; racconto: vuelve al pasado pero este no es tan repentino, es más pausado en lo que refiere a la velocidad del relato; prolepsis: se refiere a un salto hacia adelante en la narración; analepsis: narra acontecimientos anteriores al presente de la acción e incluso anteriores al inicio de la historia) y un espacio determinados y que se organiza, entonces, en episodios.

- Estructura de la narración: la narración tradicional (aunque hay innumerables novelas y cuentos que rompen este orden) se estructura en las siguientes partes:

Presentación: parte inicial de la narración, que muestra al lector los personajes principales de la historia, además de exponer el conflicto central del relato.

Nudo o desarrollo: una vez que ya se conocen los personajes y el conflicto, se muestra la forma en que cada uno asume un rol frente a este problema. Suele ser la sección más extensa del texto narrativo.

Clímax y desenlace: el clímax es el punto en que el conflicto ha llegado a su máxima tensión. Luego de ello sigue el desenlace, que resuelve el conflicto de forma positiva o negativa de acuerdo a los objetivos de los protagonistas.
•Fuentes:

1 comentario:

paco dijo...

que mierda ponen solo puras cojudeses malditos hijos eputa