domingo, 4 de noviembre de 2007

• Género lírico o poético:

Utiliza preferentemente la primera persona, la más subjetiva, pues es el más personal de todos los géneros y el autor se halla siempre presente en él, y bastante menos la segunda. Predomina la función emotiva o expresiva ya que habla sobre todo de sentimientos y emociones y algo menos de vivencias y experiencias, utilizando sobre todo el tiempo presente, incluso cuando evoca la melancolía por el pasado o el temor por el futuro. Utiliza preferentemente el verso corto (si un poema se alarga suele contaminarse con otros géneros) y alguna vez la prosa. Posee elementos básicos: el poeta (es la persona que crea la obra, ya sea por escrito o en forma oral), el hablante lírico (es quien transmite sus sentimientos o emociones en la obra lírica. No es el poeta, sino un ser ficticio creado por el autor y que nos comunica su propia interioridad, que también es ficticia), el objeto lírico (es la persona, animal, cosa, u otro, que inspiran la obra lírica. Es decir, lo que produce en el hablante algún sentimiento o emoción, que él expresa a través de su obra) y el tema lírico (es de lo que se trata la obra lírica).

Uno de sus elementos importantes es el uso figurado del lenguaje, es decir, un uso del lenguaje que se diferencia de la comunicación habitual, pues intenta nombrar las cosas de una manera distinta, para esto se utilizan las figuras literarias (comparación, metáfora, metonimia, personificación, hipérbole, hipérbaton, anáfora, polisíndeton, aliteración, epíteto, alegoría, perífrasis, entre otras). Además de las figuras literarias, el género lírico posee un ritmo determinado, una forma de estructurar las palabras que enfatiza sus sonidos. Para lograr este efecto, en algunos casos se utiliza la rima consonante (todos los sonidos a partir de la última sílaba acentuada son iguales), la rima asonante todas las vocales que siguen luego de la última sílaba acentuada son idénticas) o el verso libre (incluso cuando no hay una rima explícita, se mantiene un determinado ritmo). Muchas veces las obras del género lírico se estructuran en versos de determinadas sílabas, como una forma de mantener cierta regularidad en la entonación del poema, fenómeno que se denomina “métrica” (medida de los versos). En el género lírico se pueden asumir tres actitudes: actitud de la canción o carmínica (función emotiva), actitud apostrófica (función apelativa) y actitud enunciativa (función referencial).

Sus subgéneros mayores son la Elegía, la oda, el himno y la sátira. Otros géneros son el peán, el epigrama, la égloga, la canción, el cancionero petrarquista, el madrigal, el epitalamio, etc.